Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 15 de septiembre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Rolando Martiñá
Buenos Aires - Argentina

Soy un argentino de 68 años, que siempre vivió acá (eso abrevia muchos detalles..!).Psicólogo, educador,ensayista, conferencista y, a la vejez viruelas, escritor de ficción. Tengo dos hij@s y cuatro niet@s. Tengo publicados varios libros, los últimos: "Escuela y Familia: una alianza necesaria", Troquel 2003; "Cuidar y educar", Bonum, 2006 y "La comunicación con los padres", Troquel, 2007. El 1º de julio pasado, fue presentado mi primer libro de relatos, inspirados en 30 años de experiencia psicoterapéutica, "La paciente impaciente", ed. DelNuevoExtremo.Sigo interesado por mi realidad y la que vivirán mis descendientes. Cordiales saludos y bienvenidos. Rolando Martiñá
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2010
Ahí va el comienzo del viaje...
novela
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

08/12/10 | 15:18: rolando dice:
Por saupuesto, mi mayor ilusión es publicar un libro Cualquier dato o sugerencia en esa dirección, bienvenido. Gracias una vez más.R.M
20/10/10 | 18:19: Malena(mails que jamás serán leídos ) dice:
Rolando ¡maestro!Se desprende tanto de tu micro ,se lee tanto entre líneas ,es tan real ...también es verdad que a veces ,demasiado seguido, se animan a matarla .Como también sucede que siguen y siguen produciendose otras muertes simbólicas ,pero muertes al fín ... Excelente !! Cariños MALE.-
16/09/10 | 01:07: stella Maris (detrasdelespejo) dice:
Rolando, me gusto tu micro, parece una charla de mis tías, cuando adolescente pasaba el verano con ellas, es mas, mi madrina se llama Ester (sin hache), cose a máquina o cosía ya esta viejita, y por mantener la casa se debe haber perdido su realización propia, te mando un beso
Vínculos
Rolando Martiñá
Rolando Martiñá
Rolando Martiñá
Guía de Buenos Aires (una ficción) Guía de Buenos Aires (una ficción)


Buenos Aires es nao y misterio. Una damisela nacida entre el viento y la garúa. La ciudad ... Ampliar

Comprar$ 90.00

Escuchá Radio De Tango

lapacienteimpaciente


Es un espacio para conversar... Y quienes gusten leer "La paciente impaciente" y sobre todo el cuento que da título al libro ( y al blog) podrán entender mejor lo que digo...
Quizás esté de más decirlo, pero anhelo que sea un lugar de respeto mutuo, concidencias felices y discrepancias civilizadas.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

PREPARANDO EL VOLUMEN II DE "LA PACIENTE..."



LA OTRA

 

 

 LA OTRA                                                     20/02/10

 

Él se levantó sigilosamente, caminó descalzo con sumo cuidado y se metió en el baño. Como siempre, se higienizó pero sin abrir la ducha, para no hacer ruido. Como siempre, salió rápido y a medio vestir al palier y no se puso los zapatos hasta que llegó el ascensor. Pero, como nunca, ella estaba despierta.

Hacía rato que le daba vueltas la idea, pero esta vez, plenamente conciente, pudo hasta cotejar sus cálculos con la realidad y comprobar que, efectivamente, eran dos minutos entre la cama y el baño, diez allí adentro, otros dos en la entrada y aproximadamente cinco más esperando el ascensor. Y esa plena conciencia se lo hizo intolerable. Porque además, por primera vez, ella no había podido acabar.

Tiempo atrás, cuando todo empezó, ella disfrutaba mucho de ser “la otra”. Había una sensación de triunfo, además de una indiscutible – y según él, flam(e)ante -  exaltación amorosa. Comparaba en términos absolutos la oferta de goce de cada una, e indudablemente salía victoriosa. Y además, la libertad: salvo los momentos de explosión erótica, el resto del tiempo era todo para ella: reuniones con las amigas, compartiendo detalles y excitaciones múltiples;  compras, trabajo, viajes… Pero ahora las cosas habían empezado a cambiar. No es que hubiera menos sexo, pero había algo en su cabeza que al principio sólo venía de visita ( como él) y que últimamente había decidido quedarse a vivir. Hasta llegando a desplazar la imagen del visitante que lo había generado.

Su íntima amiga le había dicho más de una vez que era una enroscada, y que no tenía sentido echar todo a perder (incluidos los jugosos relatos), por una cuestión “semántica”: qué importancia podía tener ser “ella” o “la otra”? Pero no había caso. Cada vez que él, refiriéndose a la otra, decía “ella” se le crispaban los nervios, porque además no podía dejar de imaginar, que “ella” imaginaba que había “otra”, (porque toda mujer se da cuenta), y que esa “otra” era ella….Y los papeles se empezaron a invertir.

Cada vez más, se veía a sí misma derrotada en lugar de victoriosa. Sentía en el cuerpo, con una inusitada intensidad, que “la vida estaba en otra parte”. Y se obsesionaba con la minuciosa enumeración de todas las desventajas de su posición y las ventajas de la otra.

Empezó a sentir deseos de conocerla. De examinarla, de pies a cabeza, en cuerpo y alma. De entender por qué, a pesar de todo, él siempre quería volver ahí. Buscaba fotos en la billetera de él a escondidas y un día llegó a arrojarla furiosa por la ventana cuando sólo encontró una foto de la madre de él y de sus dos hijas. Se estaba volviendo loca.

Por eso, quizá, empezó a disfrutar menos del sexo. Y  a atribuirlo a que él reservaba sus mejores cosas para la otra. Y esa otra, que había sido ella durante meses, comenzó a aparecérsele en sueños, en pesadillas, en comentarios ocasionales de él, en palabras dichas a medias, en mujeres que veía por la calle. Finalmente, decidió que “ella quería ser ella”, y lo sería costara lo que costase.

Esa mañana, se levantó maquinalmente, se bañó, se cepilló cuidadosamente el pelo, eligió atentamente la ropa, los zapatos y la cartera, tomó un café y partió decidida, como quien va a la cita de su vida. En un descuido de él, había logrado averiguar su dirección, de modo que tomó un taxi, descendió y tocó el botón del portero eléctrico. Antes de que le contestaran, oyó un taconeo apresurado acercarse a la puerta…. Y eso es lo último que recuerdan una y otra. Todo se puso de repente negro y rojo y lo demás fue una dolorosa reconstrucción.

Parece que “ella” abrió la puerta y con una sonrisa de oreja a oreja, dijo tropezando con las palabras: “Hooolaa! Qué suerte que apareciste! Ya desesperaba… Y es imposible para una sola llevar adelante todo esto viste? Qué elegante!... Cómo te llamás?  Bueno, mirá, yo pago 15$ la hora, y es sin cama, eh?...

   Fue lo último que dijo: despertó en una cama de hospital, con un ojo morado, la nariz sangrante y una lágrima colgando del ojo sano. Hubo una denuncia policial por agresión e intento de robo. Dos días después, él la llevó a la comisaría y le mostraron varias detenidas. Aunque es difícil reconocer en ese estado, en esa situación y con un solo ojo, a alguien a quien se vio sólo un minuto, señaló a una de las mujeres y dijo muy segura: fue ella…

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
27/03/10 | 16:47: neco tapera dice:
Simplente un aplauso. Excelente cuento.
necoperata@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
12/09 | 19:36 Onda de microrrelatos...
27/09 | 17:59 EL CUENTO..!
27/09 | 16:54 ACA VAMOS ...!


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS