Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 15 de septiembre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Rolando Martiñá
Buenos Aires - Argentina

Soy un argentino de 68 años, que siempre vivió acá (eso abrevia muchos detalles..!).Psicólogo, educador,ensayista, conferencista y, a la vejez viruelas, escritor de ficción. Tengo dos hij@s y cuatro niet@s. Tengo publicados varios libros, los últimos: "Escuela y Familia: una alianza necesaria", Troquel 2003; "Cuidar y educar", Bonum, 2006 y "La comunicación con los padres", Troquel, 2007. El 1º de julio pasado, fue presentado mi primer libro de relatos, inspirados en 30 años de experiencia psicoterapéutica, "La paciente impaciente", ed. DelNuevoExtremo.Sigo interesado por mi realidad y la que vivirán mis descendientes. Cordiales saludos y bienvenidos. Rolando Martiñá
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Diciembre 2010
Ahí va el comienzo del viaje...
novela
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

08/12/10 | 15:18: rolando dice:
Por saupuesto, mi mayor ilusión es publicar un libro Cualquier dato o sugerencia en esa dirección, bienvenido. Gracias una vez más.R.M
20/10/10 | 18:19: Malena(mails que jamás serán leídos ) dice:
Rolando ¡maestro!Se desprende tanto de tu micro ,se lee tanto entre líneas ,es tan real ...también es verdad que a veces ,demasiado seguido, se animan a matarla .Como también sucede que siguen y siguen produciendose otras muertes simbólicas ,pero muertes al fín ... Excelente !! Cariños MALE.-
16/09/10 | 01:07: stella Maris (detrasdelespejo) dice:
Rolando, me gusto tu micro, parece una charla de mis tías, cuando adolescente pasaba el verano con ellas, es mas, mi madrina se llama Ester (sin hache), cose a máquina o cosía ya esta viejita, y por mantener la casa se debe haber perdido su realización propia, te mando un beso
Vínculos
Rolando Martiñá
Rolando Martiñá
Rolando Martiñá
El destierro de la reina El destierro de la reina


Encerrados para siempre en sus propios límites, duros como el paisaje originario de Almer&... Ampliar

Comprar$ 35.00

Entrá a Radio La Quebrada

lapacienteimpaciente


Es un espacio para conversar... Y quienes gusten leer "La paciente impaciente" y sobre todo el cuento que da título al libro ( y al blog) podrán entender mejor lo que digo...
Quizás esté de más decirlo, pero anhelo que sea un lugar de respeto mutuo, concidencias felices y discrepancias civilizadas.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

MEJILLONES A LA POSEIDON



Cuento publicado en el foro "Sábana y mantel"  del grupo "Regálame un cuento, dedícame un poema,ilústrame tu historia", en Facebook.

 

 

 

MEJILLONES A LA POSEIDON

 

 

Según pudimos averiguar, ya en su afamada saga neogótica “El mejillón lascivo”, el tristemente célebre monje benedictino Rupert de Hydrae  llamaba la atención acerca de los terribles peligros y acechanzas que aguardaban  a quienes se atrevieran a abrir las valvas del enigmático molusco, succionar ávidamente sus jugos y regocijar su lengua y sus labios en la mórbida sensualidad del pequeño animalejo húmedo y carnoso.

Minuciosa y obsesivamente -  como era de esperar en quien de ese mismo modo regía  los destinos de la tenebrosa Abadía de Sant Erectium – detallaba el santo hombre los efectos demoníacos de lo que según él, no era más que la última maniobra del Poseidón Pagano que, revolviéndose en las profundidades del Mediterráneo, intentaba vengarse de su derrota  tentándonos una y otra vez con esos innominables productos de su abismal y férvida imaginación.

La obsesión del santo pecador – según referencias confiables -  llegó finalmente al punto de proponerse recopilar, uno por uno y sin excepción, todos los documentos en los que de un modo u otro pudiera descubrirse, explícita o implícitamente, la presencia de tamaña tentación. En ese afán, recorrió sin descanso cuanta taberna y monasterio encontró  a lo largo de la Europa Meridional, y aún de la costa norte de Africa, donde según algunos testimonios, tuvo dolorosos problemas con los ardientes bereberes, absolutamente reacios a sus prédicas, aunque no a las tentaciones…

Finalmente, el santo pecador instituyó sus paradójicos atributos, al instalarse en cierto poblado indefinido de la costa  mediterránea española, precisamente huyendo de las furias de los indignados bereberes. Allí conoció a una noble dama portuguesa cuyo nombre pareció ser Gona da Maestre (aunque hay dudas sobre ello, ya que muchos de los manuscritos consultados contienen tachaduras, borrones y sobreescritos, además del deterioro natural). Esta relación significó un nuevo giro en la agitada vida de Rupert: estimulado por la bella cortesana, el hombre se exigió más aún y acentuó desaforadamente sus manías. Entregado a inimaginables prácticas lujuriosas durante la noche, pasaba el resto del tiempo tratando de controlar al máximo sus fantasmas escribiendo un minucioso recetario afrodisíaco, pleno de alusiones esotéricas y desvaríos místicos de dudosa autenticidad; mientras la dama oraba, penitente, arrodillada sobre granos de maíz.

Según pudimos colegir de nuestras investigaciones, el torturado monje pensaba que escribiendo y ocultando todos los productos que la parte libertina de su alma intentaba exteriorizar, por un lado pagaba sus culpas y por otro ( rayando en el delirio) retiraba del mundo tales fantasmas e impedía su proliferación. Por eso, sus escritos solían comenzar indefectiblemente con la siguiente oración: “ Señor, yo estoy perdido, piérdame pues del todo, para que no se pierdan todos”.

Claro que, más laboriosos eran sus días, más desenfrenadas sus noches; más recetas copiaba y acopiaba, más se estimulaba el fuego demoníaco de sus deseos. Y así en un espiral dantesco que terminó dando finalmente con sus flacos huesos y sus raídos sesos en la ya mencionada Abadía de Sant Erectium, donde parece haber pasado sus últimos años.

Poco o nada se supo de él durante siglos, hasta que nuestro Club REP (Recuperación del Erotismo Pagano), inició esta investigación destinada a recuperar lo que se pudiera de las obras del santo pecador. Debo reconocer que no logramos mucho, pero, como miembro del Club,  y aprovechando la realización de nuestro próximo Banquete Anual, tengo el placer de compartir con ustedes, acá, frente al sol del Mediterráneo, y mientras levantamos las copas rebosantes del néctar dionisíaco, la única página del recetario de Rupert que hemos podido recuperar íntegra, tras largas y agotadoras jornadas a lo largo y a lo ancho de toda Europa. (Pedimos disculpas por la seguramente incompleta y a veces desprolija traducción del latin vulgar)

 

Mejillones a la Poseidón

Ingredientes:

10 dientes de ajo picados

2 cucharaditas de anís

1 cucharadita de orégano silvestre

½ taza de perejil recién picado

Una pizca de verbena o “herba veneris”

Una pizca de guindilla picada

Un kg. de tomates rojos, pelados y troceados

Un vaso colmado de vino tinto o blanco

Sal y pimienta negra al gusto

2 cucharaditas de albahaca.

 

Preparación: Se lavan los mejillones, se los limpia de barba y restos de arena, en número de tres docenas y se los deja aparte. Se hierven todos los ingredientes, salvo el vino y el perejil, durante tres cuartos de hora. Luego se añaden el vino y el perejil y se hierve quince minutos más. Mientras esto ocurre, se cuecen al vapor los mejillones durante cinco minutos. Se sacan, se escurren y sin sacarlos de sus conchas se los echa en la salsa de tomate, removiendo para que se bañen bien.

 

Pues bien: queridos invitados al nada platónico Banquete del Amor, que les aproveche. Ahora, pan para mojar, vino para entonar y espíritu para gozar. Y recordemos siempre que el pequeño y voluble Eros se cubre con dos mantos: sábana y mantel. Y que tanto más calientes estarán las sábanas cuanto más y mejor honremos el mantel.   

 

                                                                                                     

       

 


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
17/02/10 | 12:14: stella Maris (detrasdelespejo) dice:
Hola Rolando, tanto tiempo!me encanto este relato y puvo la virtud de distraerme un rato que no es poco muchas gracias, te mando un cordial saludo
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
12/09 | 19:36 Onda de microrrelatos...
27/09 | 17:59 EL CUENTO..!
27/09 | 16:54 ACA VAMOS ...!


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS